RESUMEN/CONCLUSIONES DE LA JORNADA SOBRE ACTUALIZACIÓN EN PRESCRIPCIÓN Y BOTIQUÍN VETERINARIO.  

Todos sabemos que la aparición y propagación de las infecciones causadas por bacterias resistentes al tratamiento con antibióticos constituye una de las amenazas más graves a las que nos enfrentamos, y supone uno de los retos más importantes para la medicina moderna. El aumento de la resistencia a los antimicrobianos se debe a diversos factores, pero el uso inapropiado e indiscriminado de los antibióticos es, sin duda, uno de los que más contribuyen a la aparición de este fenómeno, que causa un gran impacto clínico, epidemiológico y microbiológico. El Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) con un período de vigencia de cinco años (2014-2018) y un enfo­que integral o “One Health” tiene como objetivo frenar, en la medida de lo posible, este grave problema.

Para ello el plan se ha estructurado en torno a seis áreas de trabajo  comunes para la salud humana y veterinaria, de acuerdo con la mencionada perspectiva de una sola salud: vigilancia, control, prevención, investigación, educación y comunicación. En general podemos decir que el plan ha sido un buen punto de partida y ha constituido un notable ejemplo de colaboración multisectorial; los logros obtenidos hasta ahora se deben precisamente a este espíritu de colaboración y al compromiso que los distintos sectores implicados en el problema de la resistencia han mostrado desde que la estrategia nacional se puso en marcha en el año 2014 y que se ha traducido en una reducción de las ventas de antibióticos de  un 14%.

Este año hemos adoptado un nuevo plan 2019-2021 que comienza con nuevos retos como es una nueva legislación de medicamentos veterinarios y de piensos medicamentosos que, entre otras cosas, incluye  nuevas normas que constituyen un marco más adecuado para el uso de antimicrobianos en animales, limitando el uso de antibióticos utilizados como último recurso para el tratamiento de determinadas infecciones en seres humanos, con el objetivo de preservar su eficacia.

Es un reto pero también una oportunidad que debemos aprovechar para mejorar en nuestra labor diaria.  

 Otras conclusiones fueron;

El veterinario es el único profesional sanitario responsable de la prescripción

El veterinario asume la responsabilidad de toda prescripción y, en el caso de recurrir a la prescripción excepcional por vacio terapeútico.

El veterinario debe prescribir tanto como sea necesario pero no mas de lo imprescindible.

EN EL SIGUIENTE LINK PODEIS VER LAS DISTINTAS PONENCIAS QUE SE VIERON ESE DÍA:

DOCUMENTOS VARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.